Los integristas asesinan en Somalia a una mujer por negarse a llevar veloRosasSinEspinas .
Arrow
HOY ES:

Mis Reflexiones...

*

Los integristas asesinan en Somalia a una mujer por negarse a llevar velo

Publicado Por:Lissette Garcia ~ 0 comments


A Ruqiya Farah Yarow la libertad le salió cara. Hoy ha sido asesinada por milicianos islamistas en la localidad de Hosingow, en el centro de Somalia. ¿Su delito? Negarse a vestir el velo tradicional.

La mujer ya había sido advertida en otras ocasiones de su «crimen». Sin embargo, a las 7.30 de la mañana varios pistoleros cumplieron su sentencia de muerte.

Pese a que ciertos reductos de la ciudad de Hosingow se encuentran controlados por Al Shabab, nada más conocerse el crimen el grupo radical negó su participación en los hechos. De igual modo, fuentes policiales consultadas por ABC aseguran desconocer quién llevó a cabo realmente el ataque aunque apuntan a la guerrilla islamista.

El desmentido interno apoya, no obstante, la tesis de que el asesinato fuera llevada a cabo por el «núcleo duro» del grupo radical. En los últimos tiempos, la conocida como Hizbat, o policía de Al Shabab, es la encargada de purgar cualquier elemento que levante la voz. Ya en junio del pasado año, la milicia ejecutó a Haji Jama Mead, conocido como «Al Afghani», y Abul Hamid Hashi Olhayi, ambos cofundadores del grupo somalí.

Días antes, el clérigo radical Hassan Dahir Aweys, considerado uno de los principales líderes espirituales de la guerrilla, se había entregado a las autoridades de la región de Himan y Heeb, en un serio revés para su tropa.

Los desencuentros venían de mucho antes. A comienzos de 2012, Aweys atacó duramente al actual líder del grupo, Ahmed Abdi Godane, y al resto de la cúpula de Al Shabab, acusándolos de haber monopolizado la «yihad» en función de sus intereses, así como de intentar internacionalizar el conflicto de Somalia matando a inocentes.

Más y más prohibiciones
En este sentido, las purgas caminan de forma paralela a las prohibiciones. En julio de 2011, Al Shabab anunció un veto a la venta y consumo de samosas (populares empanadillas), ya que su forma triangular era considerada un «símbolo cristiano».

Solo dos meses antes, el grupo islamista había declarado ilegal el tabaco en el sur del país.

«Cualquier persona que sea sorprendida consumiendo o vendiendo tabaco será multada con tres millones de chelines somalíes (1.800 dólares) y sentenciada a un mes de cárcel», aseguró entonces el jeque Abu Ramla, portavoz de las milicias en la región de Lower Shabelle, quien también condenó el «khat», una popular droga de la zona.

En la actualidad, las prohibiciones se extienden al uso de sujetadores por parte de las mujeres (octubre de 2009), al disfrute de la música no islámica (septiembre de 2011) o al trabajo de las agencias humanitarias: En octubre de 2012, el grupo expulsaba a Islamic Relief, una de las escasas organizaciones que podían operar en el territorio bajo su control.

Y las sanciones, como en el caso de Ruqiya Farah Yarow, se muestran igual de bárbaras.

Durante el Mundial de fútbol de Sudáfrica, en 2010, la organización Hizbul al Islam (fusionada ya con Al Shabab) emitió una «fatua» (edicto) que condenaba la emisión y disfrute de espectáculos deportivos en televisión. Solo un día después de este particular mandato, dos jóvenes eran asesinados en el distrito de Afgoi, mientras seguían la retransmisión de un partido.



Lissette García


RosasSinEspinas

Puedes Comentar Via Facebook Cuéntanos lo que estás pensando... !

Articulos Relacionados

No comments: